8 de Septiembre

“La criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo”

(Mt 1, 20)

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Hoy celebramos la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, celebración que nos recuerda que María también tuvo una familia al igual que nosotros, que le dio la vida, la acogió en su corazón y le ayudó a crecer en la fe. Experiencia que cimentó las bases de una fe sólida, capaz de acoger el plan que Dios tenía sobre ella y su pueblo: Miren: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa ‘Dios-con-nosotros’”. Aprovechemos esta jornada para hacer memoria de nuestro nacimiento, agradecer a Dios por nuestros padres y por la semilla de la fe que ellos han sembrado en nuestros corazones. Así mismo, por la presencia maternal de la Virgen María en nuestra vida. 

 

Reflexionemos: ¿Cómo nos han ayudado nuestros padres a crecer en la fe?, ¿qué recuerdos tenemos de nuestro nacimiento?

 

Oremos: Querida María, ponemos en tus manos la semilla de la fe que hemos recibido en el seno de nuestras familias. Enséñanos alimentarla y hacerla fructificar mucho más. Amén.  

 

Recordemos: Nuestra familia es el lugar privilegiado para ayudarnos a crecer en la fe. 

 

Actuemos: Agradezcamos a nuestros padres en este día, por la semilla de la fe que han sembrado en nuestros corazones.

 

Profundicemos: La fe nace y crece en familia, especialmente de los momentos de encuentro y oración que alimentan la vida cotidiana en el hogar (Libro: El ovillo enredado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×