12 de Agosto

Santa Juana Francisca de Chantal, religiosa
Dt 10, 12-22 / Sal 147, 12-15. 19-20 / Mt 17, 22-27.
Feria o ML. Verde o Blanco.

“Lo matarán, pero resucitará”,
“Los hijos están exentos de impuestos”

En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos iban juntos por Galilea, Jesús les dijo: “El Hijo del hombre está por ser entregado en manos de hombres, lo matarán y, al tercer día, resucitará”. Ellos se entristecieron profundamente. Cuando llegaron a Cafarnaún, los que recaudaban el impuesto para el templo se acercaron a Pedro y le dijeron: “¿Su maestro no paga las dos dracmas?”. Él contestó: “Sí”. Al llegar a la casa, Jesús se le anticipó y le dijo: “¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes reciben impuestos o tributos? ¿De sus hijos o de los extraños?”. Él contestó: “De los extraños”. Entonces Jesús le dijo: “Por lo tanto, los hijos quedan exentos. Pero, para que no los escandalicemos, ve al lago, tira el anzuelo, al primer pez que pique agárralo y ábrele la boca. Encontrarás una moneda que vale cuatro dracmas. Tómala y paga por ti y por mí”.

En el evangelio de hoy, Jesús subraya la libertad de los hijos de Dios frente a un impuesto que había que pagar en el templo. En realidad los hijos de Dios no lo deberían pagar. Pero para evitar ser una ocasión de caída para la gente, Jesús dice a Pedro que lo pague. La doctrina social de la Iglesia enseña que hay que pagar los impuestos. Pero al mismo tiempo invita a una activa participación de los creyentes en la vida política, para que vigilen cómo se gasta el dinero de todos. Por tanto, la indiferencia ante la política, las lamentaciones inútiles contra los políticos corruptos y el humor burlón no sirven para nada. El amor a Dios debe incluir una dimensión política, que hace del creyente alguien que trabaja por los más pobres.

¿Cuál es nuestra actitud ante la política?