8 de enero

“Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco”

(Mc 1, 7-11)

 

Reflexionemos: “En todas las religiones y culturas el agua posee fuerza purificadora y renovadora. El agua del bautismo nos purifica de los errores del pasado y nos renueva para que vivamos como personas nuevas. Ser bautizado significa ser sumergido en Cristo, y participar, ya desde ahora, de su vida” (del libro Naciendo a la vida cristiana, Paulinas, Colombia).

 

Oremos: “Vive en nosotros Jesús, con la efusión del Espíritu Santo, para que te amemos con toda la mente, con todas las fuerzas y con todo el corazón y amemos al prójimo como a nosotros mismos. Aumenta en nosotros la caridad”.  

Beato Santiago Alberione.

 

Actuemos: “La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien. Las virtudes humanas son disposiciones estables del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe” (CIC, 1833-1834).

 

Recordemos: “Aquellos que se llenan de esperanza demuestran que saben amar y creer. Quien ama cree y espera; el amor y la fe nutren con su fuerza la esperanza” (Del libro Palabras de esperanza, Paulinas, Colombia).

 

Profundicemos“La caridad tiene por frutos el gozo, la paz y la misericordia, exige la práctica del bien y la corrección fraterna; es siempre desinteresada y generosa; es amistad y comunión” (CIC, 1829).

 

📑 Recomendado: Naciendo a la vida cristiana

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×