6 de Septiembre

“Es necesario que evangelice también a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado”

(Lc 4, 38-44)

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

La predicación de Jesús va acompañada siempre de signos de liberación y sanación de todo tipo de males y enfermedades; la dinámica de su misericordia continuamente nos deja ver a un Jesús en camino. Nos dice Lucas, que Jesús sale de la sinagoga y entra a la casa de Simón. Así nos enseña que toda experiencia de encuentro con Dios se concretiza en una acción directa a favor de la integridad del ser humano. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella. Él, inclinándose sobre ella, increpó a la fiebre, y se le pasó”. La mujer al recobrar la salud se puso a servirles, con esta actitud manifiesta su gratitud. Es importante que nos detengamos en algunos detalles; cuando pasamos por momentos de prueba como lo es la enfermedad (que puede ser física, psicológica o del alma) necesitamos la ayuda, la cercanía y el cuidado de los demás para recuperarnos, o cuando alguien está enfermo a nosotros se nos brinda la oportunidad de ayudar, acompañar y llevar consuelo a quien está pasando por un mal momento. La enfermedad también es un medio para confiar en Dios. Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y Él, imponiendo las manos sobre cada uno, los iba curando”.

 

Reflexionemos: Somos personas frágiles y limitadas pero llevamos en el corazón la mejor medicina que supera cualquier dolor: el amor. ¿Cuándo paso por momentos de prueba busco consuelo en el Señor?

 

Oremos: Señor, concédeme espíritu de fortaleza, para vencer en este día,  mi defecto predominante y poder ir a tu encuentro con un corazón agradecido. Amén.

 

Actuemos: Al visitar a un enfermo lo haré desde una actitud de serenidad y confianza, para comunicar paz al lugar donde llego.

 

Recordemos: Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y Él, imponiendo las manos sobre cada uno, los iba curando.

 

Profundicemos: La misericordia restaura todo y devuelve a las personas a su dignidad original. (Papa Francisco)

 

📑 Libro Recomendado: La Palabra Pan de vida. Comentario al Evangelio diario 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×