29 de Noviembre

San Saturnino, obispo y mártir
Dn 7, 2-14 / Sal Dn 3, 75-81/ Lc 21, 29-33. Feria. Verde.

“Cuando vean que suceden estas cosas,
sepan que está cerca el reino de Dios”

En aquel tiempo, les dijo Jesús a sus discípulos una parábola: “Miren la higuera y todos los árboles. Cuando ustedes ven que echan brotes, saben que el verano ya está cerca. Así, cuando ustedes vean que suceden estas cosas, sepan que está cerca el reino de Dios. En verdad les digo que no pasará esta generación hasta que todo suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

¿Cuáles son las palabras de Jesús que no pasarán? ¿De qué promesa se trata exactamente? La promesa que no pasará es que todos los que intentan vivir según el estilo y la voluntad de Jesús no morirán. La promesa es el evangelio que nos enseña a vivir en la historia con esperanza, sin temores, sin sobresaltos relacionados con fechas sobre el fin del mundo. En la fe cristiana no cabe el temor, el miedo. Constantemente Jesús repitió a sus discípulos esta frase: “No tengan miedo”. Y si hay signos que nos aterran, como un terremoto, como un maremoto, comprendamos de una vez por todas que en estos casos la Biblia habla con un lenguaje figurado, que nos trata de hacer entender la grandeza del designio de Dios. Lenguaje que nos quiere dar confianza, porque lo que cuenta no es el terror de los cataclismos de todo tipo, sino la cercanía del reino de Dios entre nosotros.

Cómo acercamos el reino de Dios en nuestro barrio, en nuestra comunidad, en nuestra familia?