28 de Diciembre

LOS SANTOS INOCENTES, MÁRTIRES
1 Jn 1, 5 – 2, 2 / Sal 123, 2-5. 7b-8 / Mt 2, 13-18.
Propio de la Fiesta. Rojo.

Herodes mandó matar a todos los niños en Belén

Cuando los magos se marcharon, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que yo te diga, pues Herodes busca al niño para matarlo”. Él se levantó de noche, tomó al niño y a su madre, se marchó a Egipto y se quedó allí hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo dicho por el Señor por medio del profeta: “De Egipto llamé a mi hijo”. Entonces Herodes se dio cuenta que había sido engañado por los magos; se enfureció mucho y mandó matar a todos los niños menores de dos años, de Belén y de todos sus alrededores, de acuerdo con el tiempo que le habían precisado los magos. Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías: “Se oyó una voz en Ramá. Un llanto y un gran lamento. Es Raquel que llora a sus hijos y no quiere ser consolada, porque ya no están”.

La fiesta de los Inocentes mártires es una invitación a tomarse en serio los riesgos que implica seguir a Jesús. En plena celebración de la ternura divina manifestada en la Navidad, se nos presenta la crueldad de un rey que siente amenazado su poder por la presencia de un bebé, del que unos personajes extranjeros le dicen que será rey. La paranoia del poder lo lleva a asesinar a niños, con el ánimo de borrar toda posibilidad de ser destronado o suplantado. No reduzcamos este día de los Inocentes a la trivialidad de unas bromas o inocentadas, que por muy graciosas que sean, no tienen nada que ver con lo esencial de la propuesta cristiana. Porque la fe en Jesús y lo que implica no es un jueguito de niños, sino un compromiso de personas con corazón grande que afrontan, si es necesario, a todos aquellos que se atreven a endiosarse y reclaman para sí lo que solo se debe dar a Dios: honor, gloria y adoración.

¿Qué conflictos asumimos desde nuestra fe cristiana contra los poderes de este mundo
que tratan de doblegarnos?