fbpx

27 de noviembre

Vio una viuda pobre que echaba dos monedillas

 (Lc 21, 1-4)

 

Jesús, todavía en el templo, acaba de advertir contra el comportamiento de los escribas que alardean de oraciones pero oprimen a las viudas. Mientras habla, observa a algunos ricos que hacen su ostentosa ofrenda. Llega una viuda pobre que echa solo dos monedas en la caja. El gesto y la suma de esta pobre mujer son completamente insignificantes comparados con lo que han dado los ricos. Sin embargo, ese gesto, considerado insignificante en la mentalidad de este mundo, es reconocido como un gesto eterno por el Señor. La mujer lo dio todo a Dios, no guardó nada para sí. Su gesto, de hecho, no procede de una protagonista calculadora, sino solo del amor a su Dios. En verdad, aquella viuda ama a Dios con toda su alma, con todas sus fuerzas, con todo su ser, hasta el punto de dar todo lo que tiene para vivir. Y el amor hizo inmortal ese gesto, como hace inmortal cada palabra y cada buena acción realizada hacia los débiles y los pobres. Lo que a los hombres les parece insignificante, Dios lo hace eterno. Por eso, al final de nuestra vida, oiremos decir: “Ven siervo bueno y fiel, porque tuve hambre y me diste de comer”. Un trozo de pan dado con amor vale por la vida eterna.

 

Reflexionemos: Cuesta esfuerzo dar, pero Dios está ahí. Tú, ¿qué estás dispuesto a dar hoy al Maestro? ¿Un poco de tiempo? ¿Una sonrisa? ¿El perdón?

 

Oremos: Señor, ayúdame a reconocer lo esencial, a reconocer tu amor, tu generosidad y así poder anunciarte con mi vida, dando lo que soy y lo que tengo a los demás. Amén. 

 

Actuemos: Da lo que es esencial, lo que es tuyo, lo que está dentro de tu corazón, para que el Señor pueda tomarlo y fermentarlo, transfigurarlo, usarlo para extender su Reino de paz y amor.

 

Recordemos: “Vio una viuda pobre que echaba dos monedillas”.

 

Profundicemos: “Sean, con todos generosos, para construir un mundo más fraterno, más solidario y más cristiano” (Papa Francisco).

 

📑 Recomendado:  Material de temporada 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×