25 de Septiembre

“La lámpara se pone en el candelero para que los que entren vean la luz”

(Lc 8, 16-18)

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Jesús es la “Luz” que ha venido al mundo para iluminar nuestra vida y guiar nuestros pasos por el camino de la salvación. Queridos amigos, el Evangelio que la Iglesia nos propone hoy nos dice: “Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz”. Así es la vida del creyente, es esa luz que hemos recibido del Señor el día de nuestro bautismo, es la luz de la esperanza, que llena de gozo y ensancha nuestro corazón para amar y compartir con los demás lo que somos. Viviendo en Dios y de Dios hacemos de nuestra vida una lámpara encendida, pero es verdad no todos los días son luminosos, a veces algunas situaciones personales o  por cosas que acontecen a nuestro alrededor esa luz se debilita, pero no se apaga porque, en lo más íntimo de cada ser está la presencia del Señor resucitado que nos sostiene para no sucumbir en las tinieblas, ni en la soledad. Viviendo de Cristo “luz verdadera” podemos iluminar y acoger la luz que los que van a nuestro lado nos comparten.

 

Reflexionemos: ¿Cuándo paso por momentos de tiniebla y oscuridad, me abandono con total confianza en las manos del Señor que aviva mi esperanza?

 

Oremos: Señor Jesús, abre mi corazón a tu bondad para no sofocar la luz que tu Palabra me da. Lléname en cada nuevo despertar de amor y de confianza. Amén.

 

Actuemos: Convencido del don de Dios, hoy mi vida será luz transmitiendo paz y serenidad en el lugar donde me encuentre. 

 

Recordemos: Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público.

 

Profundicemos: Sí, ustedes son la luz del mundo, porque Jesús es su luz. Ustedes son cristianos, no porque hacen cosas especiales y extraordinarias, sino porque Él, Cristo, es su vida, nuestra vida. (Papa Benedicto XVI)

 

📑 Libro Recomendado: La Palabra Pan de vida. Comentario al Evangelio diario 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×