23 de Abril

San Jorge, mártir. Feria- ML. B-R.

 

Primera Lectura

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 5, 27-33

 

Se llevaron a los apóstoles y los hicieron comparecer ante el sanedrín, y el sumo sacerdote les preguntó: “¿No les habíamos prohibido expresamente enseñar en nombre de Jesús? Miren cómo tienen a Jerusalén llena de su enseñanza; y ahora quieren hacernos responsables de la muerte de ese hombre”. Pedro y los demás apóstoles respondieron: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, después que ustedes lo mataron colgándolo de un madero. Y lo exaltó colocándolo a su derecha, para que Él sea nuestro Jefe y Salvador. Así es como ofrece a Israel el arrepentimiento y el perdón de los pecados. Testigos de estas cosas somos nosotros y el Espíritu Santo que comunicó Dios a los que le obedecen”. Los miembros del sanedrín, al oír esto, se enfurecieron y querían eliminarlos.

L: Palabra de Dios

T: Te alabamos, Señor

Salmo responsorial: 33, 2. 9. 17-20

 R. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.

Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca. Gusten y vean qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él / R.

El Señor se enfrenta con los malhechores, para borrar de la tierra su memoria. Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias / R.

El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. Aunque el justo sufra muchos males, de todos lo libra el Señor / R.

 

EVANGELIO: Jn 3, 31-36

“El Padre ama al Hijo y le ha dado poder sobre todas las cosas”

En aquel tiempo dijo Jesús: “Quien viene de arriba está por encima de todos. Quien viene de la tierra pertenece a la tierra y habla de las cosas de la tierra. Quien viene del cielo está por encima de todos. Da testimonio de lo que ha visto y oído, sin embargo nadie acepta su testimonio. Quien acepta su testimonio reconoce que Dios es veraz. El enviado de Dios habla las palabras de Dios, pues da el Espíritu sin medida. El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano. Quien cree en el Hijo tiene vida eterna; pero quien no cree en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él”.

S. Palabra del Señor

T. Gloria a ti Señor