2 de mayo

“Permanezcan en mi amor para que su alegría llegue a plenitud” 

(Jn 15, 9-11)

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

El Papa Francisco, nos regaló como programa de su pontificado, la bella exhortación apostólica El gozo del Evangelio (Evangelii gaudium, en latín). El Papa nos invita en este documento a recuperar la alegría de creer, el gozo de vivir el Evangelio. Porque en contraste con lo que dice Jesús en el Evangelio de hoy, la fe parece haberse vuelto descolorida, triste, cariamargada. Los creyentes no reflejan ni en su vida, ni en sus gestos el gozo que transmite Jesucristo en sus corazones. En lugar de esto parecieran amargados, con cara de revolver y, cuando menos, perplejos ante un mundo que se ha descristianizado, deshumanizado y pareciera que no los escuchara.

 

Reflexionemos: Hoy más que nunca estamos llamados a ser payasos auténticos, transmisores de alegría, una alegría que nadie nos puede arrebatar, porque nos la da Cristo Resucitado.

 

Oremos: Señor Jesucristo, haznos experimentar el gozo de seguirte, de servirte y de amarte por encima de todo. Amén.

 

Actuemos: En este día quiero regalar un abrazo y muchas sonrisas a quien vea triste, solo, llorando o de mal genio. Hoy seré consuelo para quien más lo necesite.

 

Recordemos: “Permanezcan en mi amor… les he hablado de esto para que mi alegría esté  con ustedes, y su alegría llegue a plenitud”.

 

Profundicemos: El llamado a ser profetas de la alegría es urgente, pues hoy el mundo vive ansioso, angustiado, triste, solo emproblemado y videoso. ¡Alégrate y alégrale la vida a los demás!

 

📑 Recomendado: Misal Popular Mayo – Junio 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×