1 de mayo

“¿No es el hijo del Carpintero” 

(Mt 13, 54-58)

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Acojamos en esta fiesta de San José Obrero, el comentario que hace el Papa Francisco sobre este texto, él nos dice:

Ha sucedido con Jesús, el demonio involucra a sus enemigos. Y lo que parecía un hilo de agua, un pequeño hilo de agua, se convierte en marea. Cuando Jesús predica en la sinagoga, enseguida sus enemigos lo menosprecian diciendo: “Pero, ¡este es el hijo de José, el carpintero, el hijo de María! ¡Nunca ha ido a la universidad! ¿Pero con qué autoridad habla? ¡No ha estudiado!”.

La tentación ha involucrado a todos contra Jesús. Tenemos una tentación que crece: crece y contagia a otros. Pensemos en un chisme, por ejemplo: yo tengo un poco de envidia de una persona, y primero tengo envidia dentro, solo; y es necesario compartirla y va a otra persona y dice: ‘¿Pero tú has visto a esa persona?’… y busca crecer y contagiar a otro y a otro… Este es el mecanismo del chisme y ¡todos nosotros hemos sido tentados de chismorrear! Esta es una tentación cotidiana y cuánto mal hacemos, cuánta destrucción provocamos. Pero comienza así, suavemente, como el hilo del agua. Crece por contagio y al final destruye.

Reflexionemos: Puede sucedernos hoy como a los vecinos de Jesús, que nos escandalizamos de la radicalidad de su mensaje y no le creemos, preferimos no creerle y por ello él no puede obrar en nuestras vidas.

Oremos: Señor Jesús, regálame el don de la fe y la confianza en mis hermanos y en mis compañeros, con la certeza de que eres tú quien obra el bien a través de ellos. Amén.

Actuemos: Estemos atentos cuando en nuestro corazón sintamos algo que terminará por destruir a las personas que están a nuestro lado, familiares, compañeros de trabajo, amigos o vecinos.

Recordemos: “Y no hizo allí muchos milagros porque les faltaba fe”.

Profundicemos: Jesús escandalizó a los de su pueblo con su mensaje, no pudo obrar allí milagros por su falta de fe. Que este no sea nuestro caso, que no nos escandalice el radical mensaje del Evangelio.

📑 Recomendado: Misal Popular Mayo – Junio 2024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×