17 de marzo

 

El Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, y solo hace lo que ve hacer al Padre (Jn 5, 19)

 

En el evangelio de este día Jesús nos permite percibir la estrecha unidad que existe entre él y el Padre. Unidad que parte en primer lugar, del sentirse hijo y reconocer que todo aquello que dice o predica a través de sus enseñanzas tiene su origen en él. Así mismo, su capacidad para resucitar a los muertos, comunicar la vida eterna, juzgar con autoridad y seguir su voluntad: “Les aseguro: el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, y solo hace lo que ve hacer al Padre. Lo que hace el Padre, eso mismo lo hace también el Hijo, porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que Él hace”. Unidad que nos da a entender como nuestra vida, al igual que la de Jesús, está llamada a ser una con el Padre, dejando que nuestras metas, búsquedas, sueños, pensamientos, actitudes, sentimientos, partan de él y se encaminen a comunicar su amor a los demás. Pidamos al Señor, en este día su mismo amor y confianza al Padre, para que de su mano, también nosotros podamos experimentar que no podemos hacer nada por cuenta propia sino por él.

 

Actitud: Unidad con el Padre.

 

Reflexionemos:

¿Cómo vivimos nuestra relación con Dios?, ¿nos sentimos unidos a él?

 

Oremos:

Ayúdanos, Señor, a unir como tú nuestra vida cada vez más al Padre. A experimentar como él, es la fuente de nuestro amor y nuestra capacidad de darnos por entero a los demás. Amén.

 

Recordemos:

La gran enseñanza que Jesús nos da es la de unir como él, nuestra vida por entero al Padre.

 

Actuemos:

Revisemos en esta jornada nuestra relación con Dios y busquemos una actitud concreta que nos ayude a unir nuestra vida más a él.

 

Profundicemos:

Jesús dedica la mayor parte de sus enseñanzas a revelar el rostro misericordioso de Dios Padre y la manera como nosotros podemos aprender a vivir en comunión con él. Los padres de la Iglesia retoman luego las enseñanzas de Jesús y nos ayudan a profundizar la imagen que Jesús nos comunica del Padre (Libro: Dios Padre en los escritos patrísticos).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *