24 de Marzo

“Bendito el que viene en nombre del Señor”

(Jn 12, 12-16)

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Hermanos, durante esta Semana Santa estamos invitados a vivir con profunda gratitud y alegría la entrega de Jesús que, habiéndonos amado, nos amó hasta el extremo. Hoy nos unimos como comunidad cristiana en torno a nuestro Señor y Salvador, para dar con él el paso de la muerte a la vida. Iniciamos con su entrada triunfal en Jerusalén y meditando su dolorosa pasión aprendemos a morir más hondamente con él, para renacer a la vida nueva y divina que él nos alcanzó con su muerte y Resurrección.

Con el deseo sincero de entrar en su misterio de donación, acogemos la palabra de san Pablo que nos invita a contemplar la historia de Jesús en el himno cristológico de la carta a los Filipenses. Jesús antes de hacerse hombre, existía en Dios; al encarnarse se vació de su grandeza divina y se hizo semejante a nosotros en todo: fragilidad, sentimientos y condición mortal; y en esta condición de esclavo, se hizo obediente hasta la muerte y una muerte de cruz… Por ello, el Padre lo levantó sobre todos colmando de gloria divina su humanidad; uniéndonos a él, tanto la humanidad como la creación, participamos en su glorificación llegando a ser en él hijos amados de Dios.

Es esta la hermosa e inefable realidad que nos disponemos a vivir en esta Semana Santa, con fe viva, esperanza firme y amor ardiente. ¡Que ninguno se excluya de este don incomparable! 

 

Reflexionemos: ¿Qué disposiciones tengo al iniciar esta Semana Santa? ¿Estoy dispuesto a permitir que el amor de Dios penetre todo mi ser y transforme mi vida? ¿Qué me pide el Señor? 

 

Oremos: Amado Jesús, hermano y salvador, quiero entrar en tu camino pascual; enséñame a morir a mis instintos egoístas para acoger el don de la Vida divina que tú, Señor, alcanzaste para mí con tu pasión y muerte. Amén.

 

Actuemos: Durante esta semana, tomaré algunos momentos para leer la Pasión del Señor según el Evangelio de san Juan. 

 

Recordemos: “Después de tres horas de agonía Jesús exclamó: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y diciendo esto expiró”. 

 

Profundicemos: “Salvarse a sí mismo, cuidarse a sí mismo, pensar en sí mismo; no en los demás, sino solamente en la propia salud, el propio éxito, los propios intereses; en el tener, en el poder, en la apariencia. Sálvate a ti mismo: es el estribillo de la humanidad que ha crucificado al Señor” (Papa Francisco).

 

📑 Recomendado: La Palabra Pan de vida. Comentario al Evangelio diario 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×