22 de febrero

 

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia (Mt 16, 18)

 

En este día celebramos la fiesta de la cátedra de san Pedro apóstol. Celebración que nos lleva en este tiempo de cuaresma a reconocer el papel que las enseñanzas de Jesús y nuestra Iglesia católica cumplen en nuestro camino de fe. Como Pedro, nuestros obispos han recibido de Jesús las “llaves de los Reinos de los cielos” y la potestad de perdonar nuestros pecados. Así mismo, la gran misión de edificar nuestra Iglesia a partir de su cátedra, es decir, de su predicación y enseñanza. Esta celebración nos invita también a cada uno de nosotros a reconocer como Pedro a Jesús como “el Hijo del Dios vivo”, esto es, nuestro salvador; y a contribuir desde nuestro testimonio de vida cotidiano a la edificación de su Reino. Pidamos al Señor, que a la luz del testimonio evangelizador de san Pedro nuestros pastores puedan continuar acompañando de cerca la vida sus fieles, especialmente en este tiempo de falta de contacto social; y a nosotros la capacidad de llevar a nuestras vidas y a la de nuestras familias sus enseñanzas. Pongamos en práctica en esta jornada la actitud de la enseñanza.

 

Actitud: Enseñar.

 

Reflexionemos:

¿Somos protagonistas de la edificación del Reino de Dios en nuestros hogares?, ¿cómo podemos acompañar la vida de nuestros pastores en este tiempo de cuaresma?

 

Oremos:

Haznos, Señor, continuadores de tus enseñanzas en nuestros hogares y lugares de trabajo. Que como san Pedro, podamos reconocerte como nuestro único Dios y salvador, y llevar a otros a encontrarse contigo en este tiempo de cuaresma. Amén.

 

Recordemos:

Como bautizados tenemos la gran responsabilidad de ser continuadores de la construcción del Reino de Dios desde el seno de nuestras familias y/o lugares de trabajo.

 

Actuemos:

Oremos en este día por los desafíos que nuestros obispos y sacerdotes viven en este tiempo para interactuar con sus fieles, comunicarles las enseñanzas del Evangelio y brindarles el sacramento de la Reconciliación.

 

Profundicemos:

La vida y misión de san Pedro nos enseña la manera de unir nuestra vida a Dios pese a nuestras fragilidades personales y participar activamente en la edificación de su Reino (Libro: Simón Pedro. El primer papa cuenta su propia historia).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *