21 de noviembre

“El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”

 (Mt 12, 46-50)

 

El Evangelio de hoy nos presenta un personaje muy particular, Zaqueo, un recaudador de impuestos que hace de todo para ver a Jesús, pero Jesús nunca nos deja de sorprender y es él mismo quien le dice a Zaqueo que necesita quedarse en su casa. Zaqueo abre las puertas de su casa a Jesús, pero también permite que él entre en su vida y la transforme. Hoy Jesús también nos dice que necesita quedarse en nuestra casa, nos pide que le abramos nuestro corazón, él quiere transformar nuestra vida. Que, así como Zaqueo también nosotros estemos deseosos de ver al Señor y recibirlo en nuestra vida.

 

Reflexionemos: ¿Permito que la Palabra de Dios transforme mi vida? ¿Acojo con docilidad el proyecto de Dios?

 

Oremos: Señor, danos la gracia de vivir tu Palabra, de abrirte las puertas de nuestro corazón y permitir que tú transformes nuestra vida. Amén. 

 

Actuemos: En este día estamos invitados a dirigir la mirada a María, para que a su ejemplo logremos ser dóciles a la voluntad del Padre.

 

Recordemos: “El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

 

Profundicemos: “La gracia de Dios cambia la vida: nos toma como somos, pero no nos deja nunca como somos” (Papa Francisco).

 

📑 Recomendado:  Material de temporada 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×