19 de octubre

 “Se le pedirá cuenta de la sangre de los profetas, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías”

(Lc 11, 47-54)

El Evangelio que hoy seguimos en la reflexión y meditación de la Palabra coloca en la versión de Lucas los famosos ¡ay! los cuales tiene una connotación discursiva muy fuerte. El escritor sagrado coloca en boca de Jesús el reproche a las tradiciones judías, representadas en los maestros de la ley, quienes viviendo la ley con todas sus exigencias han olvidado su espíritu, lo que ella en sí misma es y significa.

A lo largo de la historia de salvación Dios fue enviando a los profetas, a los apóstoles, pero éstos no fueron escuchados ni se les respeto su vida. Las preguntas capciosas que ahora hacen escribas y fariseos a Jesús buscan colocarlo en el mismo destino, que, si bien se va a cumplir, mientras llega la hora del Padre, Jesús busca enseñar el verdadero camino del amor.

La crítica que hace Jesús a las generaciones de su tiempo es también para nosotros un examen de conciencia que nos lleva a valorar la misericordia de Dios, renovada sin medida y donada con generosidad a todas las generaciones, padres e hijos han sido testigos de la experiencia del misterio, de quien nos amó y se entregó por nosotros.

 

Reflexionemos: En nuestro camino de vida cristiana la participación asidua y cultual a los sacramentos y los misterios de la fe los vivo y los celebro para cumplir la ley o verdaderamente busco a través de ellos vivir una experiencia de fe renovada, que me acerca al modo de ser y vivir de Jesús.

 

Oremos: Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, gracias por la fe trasmitida y comunicada por mis padres. Concédeme la gracia de cultivarla e irradiarla en la gratuidad, para que otros la conozcan y gocen de las promesas eternas. Amén.

 

Actuemos: Jesús a las generaciones de su tiempo les reprocho el pecado de sus padres respecto de los profetas, es importante preguntarnos, hasta qué punto los hijos seguimos cultivando actitudes de los padres que en vez de liberar esclavizan.

 

📑 Libro Recomendado: La Palabra Pan de vida. Comentario al Evangelio diario 2024

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×