fbpx

12 de Agosto

“Por lo terco que son les permitió Moisés divorciarse. De su mujer; pero, al principio, no era así”.

(Mateo 19,3-12)

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Jesús nos muestra a través de este pasaje que lo que conviene a la persona humana es la plenitud de su vida y si la opción es el matrimonio, nos pide que éste sea para siempre. Él Sabe que somos débiles y muchas veces fallamos.

En su tiempo Moisés puso la posibilidad del divorcio al pueblo de Israel, por la terquedad y la dureza del corazón del pueblo. Pero esto no quiere decir que esto sea lícito hoy en día a los ojos de Dios, todo lo contrario.

Jesús también nos muestra otras opciones, nos habla de los «eunucos» una vez más podemos decir que Jesús nos invita a aceptar nuestra vocación y ser felices, a optar por el sacerdocio, la vida religiosa, consagrada, en cualquier opción ser fieles.

Es desde la perspectiva del amor verdadero desde donde se mira el matrimonio y la virginidad. «Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo» es lo que dices al final del pasaje. Ambos son dones que Tú das para salvaguardar el verdadero amor.

Por último esta lectura siento que nos invita a ser capaces de dar testimonio para que el mundo vea que es posible vivir felices y plenos tanto dentro del matrimonio como en el celibato con fidelidad.

Hoy nos tenemos que preguntar ¿cómo vivimos nuestra libertad y cómo correspondemos a la vocación que hemos sido llamados y si desde ella estamos construyendo el camino de Santidad?

 

Oremos: Señor Jesús, ayúdanos a corresponder a la vocación creadora y misionera a la que nos llamas. Permítenos ser fieles y coherentes a los valores que nos has transmitido a través de tu Palabra. Amén.

 

Recordemos: El pasaje evangélico nos ha recordado que el designio del Padre sobre el hombre y la mujer es un maravilloso proyecto de amor. ¿Somos conscientes de que el amor tiene una ley imprescindible, que comporta el don total y pleno de la propia persona al otro? 

 

Actuemos: ¿Sabemos acoger la enseñanza de Jesús en lo que se refiere al matrimonio con ánimo sencillo y con recta intención?

 

Profundicemos:“¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×