Un día dos jóvenes llamados Santiago y Teresa, sintieron el llamado de Dios y respondieron entregando su vida en la misión que el Señor les tenía preparada: la admirable Familia Paulina, una “historia de salvación” a la que Dios los llamó para del Evangelio!

Evangelizar a través de los medios de comunicación. Han pasado más de 100 años y Dios sigue llamando a jóvenes como tú que sienten el deseo de donar su vida por amor a Jesucristo; las huellas que han dejado estos apóstoles de la comunicación pueden ser tus huellas, sus sueños pueden ser tus sueños, sus metas pueden ser las tuyas. ¡Lánzate a la aventura de seguir a Jesucristo y atrévete a conocer la vida de estos comunicadores.

Santiago Alberione

¡Click en la imagen para ver su historia!

Tecla Merlo

¡Click en la imagen para ver su historia!

Hermana Paulina mini

Las Hijas de San Pablo, conocidas como Paulinas, son un instituto de vida religiosa, de carácter misionero, mujeres consagradas apóstoles de la comunicación.

Viven y celebran en comunidad el don de la vocación, dan a conocer a Jesucristo Maestro, Camino, Verdad y Vida como lo comprendió, vivió y comunicó san Pablo. Según la constante invitación del fundador, de “caminar en continua conversión”, el camino de formación de las Hijas de San Pablo es permanente, progresivo y se desarrolla en las siguientes etapas:

Acompañamiento vocacional
Aspirantado
Postulantado
Noviciado
Juniorado
Formación continua
Acompañamiento vocacional

La joven entra en contacto con la comunidad, conoce el carisma y discierne su vocación. El acompañamiento dura aproximadamente un año y finaliza realizando la experiencia vocacional dentro de la comunidad.

Aspirantado

Es el paso que la joven hace de su entorno familiar a la comunidad para conocer más profundamente su vocación. Durante un año se favorece la formación humana, cristiana y paulina, especialmente el conocimiento de la historia personal como “historia de salvación”.

Postulantado

Se verifican las motivaciones vocacionales en el estilo de vida paulina, se favorece la formación cristiana y paulina, se clarifica la opción de una manera más libre y consciente durante dos años aproximadamente.

Noviciado

Se vive una relación más íntima con Jesús Maestro y la Congregación, favoreciendo la preparación  a la vida consagrada paulina. Durante dos años la joven se adentra en la esencia y realidad del carisma.

Juniorado

Es la vivencia de la consagración paulina mediante los votos temporales. Se favorece la formación apostólica y profesional para responder a los desafíos de la vida y misión paulina. La renovación de los votos es anual, hasta el sí definitivo en la Congregación.

Formación continua

Con la entrega definitiva se renueva y se reaviva la vida religiosa paulina viviendo la misión confiada en pequeñas comunidades fraternas, allí donde el carisma se ha encarnado en cada cultura.

Compañeros
de Viaje
El
Equipaje
Carro
Paulino
Nuestra
Presencia

Oración

¡Dale click a las manos!

Para orientar mejor tu búsqueda vocacional, la revista: “Joven ponte en camino” te propone tres guías de lectura. Esta guía No. 2 te permitirá profundizar en la Vida y Misión de las Hijas de san Pablo, que se inspira en el carisma transmitido por el Dios al Beato Santiago Alberione y a la Venerable Tecla Merlo:

“Vivir y dar al mundo a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida a través de todos los medios, formas y expresiones de la comunicación social”. De igual forma te permitirá identificar las diferentes etapas del Proceso formativo de una Hija de san Pablo y  los principales pilares de su espiritualidad.

Al finalizar tus respuestas debes dar click en “Enviar”.