Maria Reina de los Apostoles

Consagración a María

Recíbeme Madre, Maestra y reina María, entre los que amas, nutres, santificas y guías en la escuela de Jesucristo, divino Maestro.

En la mente de Dios tú ves a los hijos que él llama, y para ellos tienes oración, gracia, luz y auxilios especiales. Mi Maestro Jesucristo, se entregó totalmente a ti, desde la encarnación hasta la ascensión, y esto es para mí enseñanza, ejemplo y don inefable, por lo que también yo me pongo plenamente en tus manos.

Obténme la gracia de conocer, imitar y amar cada vez más al divino Maestro, Camino, verdad y Vida; preséntame tú a Jesús; soy un pecador indigno que para ser admitido en tu escuela no tiene más títulos que tu recomendación.

Ilumina mi mente, fortifica mi voluntad, santifica mi corazón durante este año de mi trabajo espiritual, para que pueda aprovechar tanta misericordia y al fin pueda exclamar: “No soy yo quien vivo, sino Cristo quien vive en mi”.

San Pablo apóstol, padre mío y fidelísimo discípulo de Jesús, fortifícame; deseo empeñarme hasta que se forme Jesucristo en mí.

Oración Reina de los Apóstoles
Rosario