12 de septiembre

Escucha La Palabra de Dios para cada día

 

Primera Lectura

Lectura de la Carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 2, 6-15

Hermanos: Ya que han aceptado a Cristo Jesús, el Señor, procedan unidos a Él, arraigados y edificados en Él, afianzados en la fe que les enseñaron, y rebosando agradecimiento. Cuidado con que nadie los envuelva con teorías y con vanas seducciones de tradición humana, fundadas en los elementos del mundo y no en Cristo. Porque en Él habita la plenitud de la divinidad corporalmente, y por Él, que es cabeza de todo Principado y Potestad, han obtenido su plenitud. En Él han sido también circuncidados con una circuncisión no hecha por manos humanas mediante el despojo del cuerpo de carne, con la circuncisión de Cristo. Por el bautismo fueron sepultados con Cristo y han resucitado con Él, por la fe en la fuerza de Dios que lo resucitó de los muertos. Y a ustedes, que estaban muertos por sus pe-cados y la incircuncisión de su carne, los vivificó con Él, y nos perdonó todos los pecados. Canceló la nota de cargo que nos condenaba con sus cláusulas contrarias a nosotros; la quitó de en medio, clavándola en la cruz, y, destituyendo por medio de Cristo a las Potestades y los Principados, los exhibió en público espectáculo, y los llevó cautivos en su cortejo.

L: Palabra de Dios

T: Te alabamos, Señor

 

Salmo responsorial 144, 1-2. 8-11

R. El Señor es bueno con todos.

Te ensalzaré, Dios mío, mi Rey, bendeciré tu nombre por siempre jamás. Día tras día te bendeciré y alabaré tu nombre por siempre jamás / R.

El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas / R.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles. Que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas / R.

Aclamación antes del Evangelio (Cf. Jn 15, 16)

Yo los he elegido del mundo –dice el Señor–, para que vayan y den fruto, y su fruto permanezca.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 12-19

Pasó la noche orando. Escogió a doce, a los que también nombró apóstoles

En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Después de bajar con ellos, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de Él una fuerza que los curaba a todos.

S: Palabra del Señor                                     

T: Gloria a ti, Señor Jesús

¿Requiere asesoria? Activar chat