12 de Octubre

Nuestra Señora del Pilar
Jl 4, 12-21/ Sal 96, 1-2. 5-6. 11-12 / Lc 11, 27-28.
Feria o BMV. Verde o Blanco.

Dichoso el vientre que te llevó.
“Mejor, dichosos los que escuchan
la Palabra de Dios”

En aquel tiempo, mientras Jesús estaba hablando, una mujer, alzando la voz entre la gente, le dijo: “¡Feliz el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!”. Pero Jesús dijo: “¡Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la guardan!”.

La exclamación de Jesús tiene una lógica importante. Poner la Palabra de Dios en el centro de nuestras vidas para descubrir la felicidad. Los que viven según la voluntad de Dios encuentran la bienaventuranza, la alegría increíble de seguir los anhelos más hondos del alma. La dificultad de la coherencia en la vida cristiana reposa en parte allí: que hay que atreverse a confiar. Porque la única garantía que nos da Dios es su promesa. Dios nos dice: “Confía en mí; lo que te pido te traerá la bienaventuranza”. Quien es capaz de dejar resonar esa invitación a vivir la Palabra Dios le dará infinitud de delicias

¿Qué nos frena para vivir la Palabra?