10 de Noviembre

32.º Domingo del Tiempo Ordinario
2 M 7, 1-2. 8c-14 / Sal 16, 1. 5-6. 8b. 15 / 2 Ts 2, 16 – 3, 5 /
Lc 20, 27-38. Propio, salterio de la 4.ª semana. Verde.

“No es un Dios de muertos sino de vivos”

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús algunos de los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: “Maestro, Moisés nos escribió que si el hermano de alguien muere, dejando mujer pero sin hijos, que su hermano tome la mujer por esposa y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos, el primero se casó, pero murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con la mujer, e igualmente los siete, murieron sin dejar hijos. Finalmente murió también la mujer. Entonces la mujer, en la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa? Pues los siete la tuvieron como esposa”. Jesús les dijo: “En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean considerados dignos de la otra vida y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios, por ser hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan, también lo indicó Moisés en el episodio de la zarza, cuando dice: ‘El Señor es el Dios de Abrahán, Dios de Isaac y Dios de Jacob’.Dios no es de los muertos, sino de los vivos, pues para Él todos viven”.

Los que interrogan a Jesús sobre la mujer y sus siete maridos están equivocados porque piensan que este cuerpo mortal hará parte de nuestra vida en el cielo. Resurrección de la carne significa una transformación como la que sufre la oruga al convertirse en mariposa: Dios nos dará un cuerpo que nos permitirá una transparencia profunda entre nosotros y ante Él. San Pablo definió ese cuerpo con el adjetivo “glorioso”. En todo caso, no somos un alma separada del cuerpo, que permanece inmortal: la resurrección que esperamos es una transformación que el amor de Dios hace en nosotros, y que dependerá de la disponibilidad que hayamos ido cultivando aquí en la tierra.

¿Cómo relacionamos nuestro comportamiento aquí en la tierra con la esperanza en la vida eterna?