fbpx

7 de Abril

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 18, 1 – 19, 42

¿A quién buscan?

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

Hoy contemplamos a Jesús en la cruz que carga con los pecados del mundo, llevándonos a comprender el inmenso amor de Dios, que en su condición humana asume con valentía el sufrimiento y la muerte para liberarnos de nuestros pecados.

Cuando Jesús se dirige al huerto, lugar donde muchas veces se encontró con sus discípulos se acercan sus enemigos para arrestarlo; Él revela su divinidad, los interroga: ¿A quién buscan? y cuando ellos le responden – A Jesús, el Nazareno –  sin ninguna vacilación declara repetidas veces “YO SOY”. Con la autoridad de Maestro y Pastor se entrega libremente y pide libertad para quienes están con Él: “si me buscan a mí, dejen ir a estos”

Así asume su pasión y muerte como un acto de amor y donación, abandonándose totalmente en las manos del Padre y dando cumplimiento a su misión, llevándonos a la acogida del misterio: Jesús que se encarnó en el seno de la Santísima Virgen María, el que bajó del cielo e hizo historia con nosotros, es el mismo Cristo exaltado en la cruz, que resucita Glorioso donándonos vida nueva.

 

Reflexionemos: Hoy somos conscientes que si bien en la persona de Cristo Glorioso hemos recibido una nueva vida; sabemos que en el mundo existen muchas realidades de injusticia, maldad y pecado que hieren el corazón de Cristo y con los cuales Él sigue crucificado. ¿Cuál es ese pecado personal que continúa en la Cruz de Cristo y que hoy debo dejar morir para alcanzar la resurrección? 

 

Oremos: Señor, permíteme hacer de mi vida un don, para que otros te conocen y crean en ti que eres el Dios cercano. Amén. 

 

Recordemos: “Yo he nacido y venido al mundo para esto: para dar testimonio a favor de la verdad. Todo el que está por la verdad escucha mi voz”.

                                                                    

Actuemos: Al contemplar la Cruz, acepto el Señorío de Dios en mí.

 

Profundicemos: “La cruz es como un toque del amor eterno sobre las heridas más dolorosas de la existencia terrena del hombre” (San Juan Pablo II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×