fbpx

25 de Abril

Proclamen el Evangelio a toda la creación

 (Marcos 16, 15-20)

 

Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

El amor de Dios no tiene límite. Continuamos estando en su corazón de Padre tal como somos; por eso Jesús que es Maestro Camino, Verdad y Vida para la humanidad sigue confiando y formando a los discípulos para hacerlos anunciadores de su Reino: “Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación”. Ya que por nosotros mismos no alcanzamos la salvación, es necesario creer en Cristo y dejarnos iluminar por su gracia donada en el Espíritu Santo que recibimos en el día de nuestro bautismo. Y en nuestra vida de creyentes hay signos que nos hacen visibles esa presencia cercana del Señor que a menudo nos está salvando por medio de otros hermanos que se ponen a su servicio en una vida de entrega, de donación, de acogida y perdón para liberarnos de tantos males. El evangelio nos enumera algunos de estos signos: A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos”. Envío, tarea y misión que es posible para todos si nos abrimos a vivir una fe auténtica en el Señor resucitado.

 

Reflexionemos: ¿Cuál es la misión que el Señor me ha confiado en el hoy de mi historia?

 

Oremos: Señor, concédeme una fe firme para anunciar con obras y palabras que tú vives y estás a nuestro lado. Amén. 

 

Recordemos: “A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño”.                                                    

                                                                                                                         

Actuemos: Hoy le diré al Señor que puede contar conmigo, como yo cuento con Él, en el momento presente. 

 

Profundicemos: La misión que nos ha encargado el Señor, es el amor. Amor que se manifiesta en signos concretos de atención al otro, de confianza y abandono en el Hijo de Dios que nos espera para darnos el premio del reino eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×