23 de Febrero

Escucha La Palabra de Dios para cada día

 

Primera Lectura

Lectura del libro de Isaías 55, 10-11

Esto dice el Señor: “Como bajan del cielo la lluvia y la nieve, y no vuelven a subir allá sin empapar la tierra, sin fecundarla y hacerla germinar, sin producir semilla para sembrar y pan para comer, así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que realiza lo que quiero y lleva a término mi encargo”.

 

L: Palabra de Dios

T: Te alabamos, Señor

 

Salmo responsorial 33, 4-7. 16-19

 

 R.  Una palabra tuya bastará para sanarme.

Proclamen conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias /R. 

Contémplenlo, y quedarán radiantes, su rostro no se avergonzará. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo salva de sus angustias /R.  

Los ojos del Señor miran a los justos, sus oídos escuchan sus gritos; pero el Señor se enfrenta con los malhechores, para borrar de la tierra su memoria /R.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias; el Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos /R.

 

Evangelio San Mateo 6, 7-15

 

“Deben orar de esta manera”

 

En el sermón de la montaña dijo Jesús: “Cuando oren, no usen vana palabrería como los paganos, que se imaginan que por decir muchas palabras Dios los va a escuchar. No hagan como ellos, porque su Padre sabe lo que les hace falta antes que se lo pidan. Ustedes deben orar  de esta manera: ‘Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; ven a reinar; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan del mañana; perdónanos nuestras ofensas, que también nosotros hemos perdonado a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, antes líbranos del maligno’. Si perdonan a los demás sus faltas, también su Padre celestial los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco su Padre les perdonará sus faltas”.

 

S: Palabra del Señor                                     

T: Gloria a ti, Señor Jesús